• Y por aquí sigue el tío...
    Trigue
    Y de vez en cuando... vuelvo y me asomo. Y resulta que estás... poco... pero estás. Y no te lo digo, pero me reconforta y añoro cosas.
    shama
    Toda mi vida fueron tus latidos
    [|FuRiA|]
    Era yo, por cierto.
    [|FuRiA|]
    Ahora todo es silencio. Echo de menos aquellos sonidos.
    Cabo Upham
  • Calendario
  • year back month back Ene 2004 month forth year forth
    L M X J V S D
          1 2 4
    5 6 7 8 10 11
    12 13 14 15 16 17 18
    19 20 22 24 25
    26 28 29 30  
  • Social
  • Link to my facebook profile Unauthorised quotes from one of the best tminds in the 21st Century. Inspiration! Link to my *dead* deviant art profile.
    hosting to some interesting photos. Please encourage me to upload more! Food!, drink!, places! Another blog :)
    RSS feed to this blog. Programming is both my work and one of my passions. Access my lists, my favorite music and share yours in this amazing app. Youtube, should I say more?
    Urs shortening service and file hosting for the pixelatedrobots.com network
Boooring
De momento hoy os dejo esta(s) poesia(s) que hice el otro dia. La segunda es una modificación de la primera debido a cierta petición popular. Vaya, espero que os gusten. Ésta y la anterior publicada, son las primeras que han visto mis padres, y por cierto les han gustado mucho, creo que se han llevado una grata sorpresa :D
YO
ÉL
Se levantó sorprendido,
aquella misma mañana,
le extrañaba haber dormido
y el vacío de su cama.

La gente entraba en su vida,
como el aire en la ventana,
y como agua que corría,
la misma gente marchaba.

Solo quedaron las piedras,
fijas al lecho del río.
Solo quedaron palabras,
resonando en sus oídos.

Aquellos buenos amigos,
que nunca le abandonaron,
le procuraron abrigo
cuando los demás marcharon.

Y hoy se acuesta rendido,
en la noche tan temprana,
y en la memoria perdido,
el sentir de la mañana.
Se levantó sorprendido,
aquella misma mañana,
le extrañaba haber dormido
y el vacío de su cama.

La gente entraba en su vida,
como el aire en la ventana,
y como agua que corría,
la misma gente marchaba.

Solo quedaron las piedras,
fijas al lecho del río.
Solo quedaron palabras,
que resuenan en su oído.

Aquellos buenos amigos,
que no le habrían dejado,
que le hubieran dado abrigo
si no les hubiera echado.

Y hoy se acuesta arrepentido,
en su solitaria cama,
en el fondo carcomido,
pero nunca dirá nada.