• Algo de vida hay, aunque poca. Estoy en un periodo de esos de poco escribir, aunque haya mucho sin publicar :)
    [|FuRiA|]
    ...
    loka apasionada
    Ola k ase
    (Probando, probando... hay vida por aquí aún?)
    Cabo Upham
    Que bueno, me acorde de ti y me he pasado por aqui.
    Espero estes bien, y podamos vernos pronto. Un abrazo
    Turin
    Admirando tu EFETEPE!
    Cabo Upham
  • Social
  • Link to my facebook profile Unauthorised quotes from one of the best tminds in the 21st Century. Inspiration! Link to my *dead* deviant art profile.
    hosting to some interesting photos. Please encourage me to upload more! Food!, drink!, places! Another blog :)
    RSS feed to this blog. Programming is both my work and one of my passions. Access my lists, my favorite music and share yours in this amazing app. Youtube, should I say more?
    Urs shortening service and file hosting for the pixelatedrobots.com network
Boooring
La libertad de expresión. Sigue siendo un tabú. Todo el mundo alardea de que va con ell@s, pero, a cada palabra que oigo y leo, me voy dando cuenta de que esto es falso.

La censura que suele haber, la censura directa, ha pasado a ser otro tipo de censura, una censura por presión social, por comentarios sutiles que, en principio, no tienen intención de hacer daño, pero lo cierto es que lo hacen.

Cuando nos expresamos, siempre seguimos varios pasos, primero pensamos lo que queremos decir, después miramos a nuestro alrededor y según con quien estemos, reestructuramos lo que íbamos a decir al principio y lo adecuamos a nuestro entorno. Con este adecuamiento no me refiero a cambiar de rol porque estemos en un ambiente de personas más adultas o más jóvenes que nosotros. Me refiero a un cambio por presión, presión que es posible que nadie esté haciendo directamente, pero sólo las miradas valen.

Es el miedo a que nos juzguen, por nuestras palabras, por nuestros sentimientos, por nuestras formas de actuar, por todo.

Si decidimos que el miedo debe apoderarse de nosotros, viviremos adecuados a los demás, a mi eso no me gusta.

Tratemos de dejar a un lado los prejuicios, en este caso no los nuestros, si no los de los demás, para que no puedan afectarnos, o al menos que nos afecten lo menos posible, que se acerquen a un límite mínimo sobre nosotros.

Por último sólo queda reseñar que nadie tiene derecho a juzgar algo que alguien ha hecho sin que el autor te pida un juicio. Sobre todo no es lo mismo juzgar que opinar o criticar, pero siempre de forma constructiva, ya que la destrucción llama a la destrucción y es un efecto en cadena que crece y crece y es muy difícil detener, por ello piensa que las formas de presión no sólo pueden ser directas, un simple comentario basta.