• Y de vez en cuando... vuelvo y me asomo. Y resulta que estás... poco... pero estás. Y no te lo digo, pero me reconforta y añoro cosas.
    shama
    Toda mi vida fueron tus latidos
    [|FuRiA|]
    Era yo, por cierto.
    [|FuRiA|]
    Ahora todo es silencio. Echo de menos aquellos sonidos.
    Cabo Upham
    Cuando se detuvieron los sonidos
    Cabo Upham
  • Social
  • Link to my facebook profile Unauthorised quotes from one of the best tminds in the 21st Century. Inspiration! Link to my *dead* deviant art profile.
    hosting to some interesting photos. Please encourage me to upload more! Food!, drink!, places! Another blog :)
    RSS feed to this blog. Programming is both my work and one of my passions. Access my lists, my favorite music and share yours in this amazing app. Youtube, should I say more?
    Urs shortening service and file hosting for the pixelatedrobots.com network
Boooring

No
se como empezar algo que había acabado antes de empezar que no tenia
ganas de escribir y que por naturaleza no quería salir de su escondite,
y que hay que empujarlo de una cabeza que está llena de cosas y
saturada, que va a estallar y que quiere reventar pero que ha aguantado
de momento. A veces no me soporto.

Los dentistas tendrían que ser sacrificados de forma dolorosa y violenta, por torturas y crímenes contra la humanidad

Hoy vengo cargadito de cosas, unos cuantos dibujos míos:

RECOMENDACI&ÓN: Extremoduro - te juzgaran solo por tus errores (yo no)

Su herida golpead de vez en cuando;
no dejadla jamás que cicatrice.
que arroje sangre fresca su dolor
y eterno viva en su raíz el llanto.
Si se arranca a volar, gritadle a voces
su culpa:¡qué recuerde!
Si en su palabra crecen flores, nuevamente,
arrojad pellas de barro oscuro al rostro,
pisad su savia roja.
Talad. Talad, Que no descuelle el corazón
de música oprimida.
Si hay un hombre que tiene
el corazón de viento,
llenádselo de piedras
y hundidle la rodilla sobre el pecho.
(Pero hay que tajar noche
-tajos de luz- para salir al Alba
y acuchillar los muros de las heridas altas
y ametrallar las sombras con la vida
en las manos
sin paz,
amartillada).
Tengo más vidas que un gato,
me muero siempre y me mato,
un poco, cada vez que muere
cualquiera de mis hermanos:
La yerba, ratones, las tías, los gitanos,
los peces, los pájaros, los invertebrados,
las moscas, los niños, los perros, los gatos,
la gente, el ganado, los piojos, que mato,
los bichos, salvajes, los domesticados
y que pena si mueres de los pobres gusanos.
Tú arranca,
yo oigo gritar a las flores,
allá tú con tu conciencia,
yo soy cada día más malo,
estoy perdiendo la paciencia.
Tú arranca,
yo aprendo como aguilucho,
vuelo a un mundo imaginario
(No puedo seguir: escucho
los pasos del funcionario).